Un escenario de grandes desafíos científicos « Noticias UCN al día – Universidad Católica del Norte

Julio Vásquez Castro
Bióloga y académica Universidad Católica del Norte

En los próximos años, dos eventos tendrán un gran impacto en el ecosistema de ciencia, tecnología e innovación a nivel nacional.

El primero es la promesa del Gobierno de aumentar el gasto en I+D+i hasta el 1% del PIB en un plazo de cuatro años. Actualmente, Chile gasta el 0,34% del PIB en ciencia y tecnología, el indicador más bajo entre los países de la OCDE. Triplicar el gasto del país en ciencia y tecnología puede dar un salto real hacia la innovación y la creación de valor a partir de nuestros recursos naturales.

También se requerirán alianzas público-privadas para mejorar los procesos, transformar y escalar iniciativas de empresas emergentes o derivadas basadas en universidades que permitan escalar en procesos y productos que tienen un valor mayor que la simple explotación de nuestros recursos.

Un segundo escenario es la propuesta de una nueva constitución que establece que el Estado de Chile es un estado social y democrático de derecho, plurinacional, intercultural y ecológico, que incluye a la naturaleza como uno de los derechos fundamentales. Chile tiene una gran variedad de escenarios, muchos de los cuales son únicos a escala mundial y “laboratorios naturales para el desarrollo de importantes proyectos de ciencia y tecnología, por ejemplo:

Sistemas extremófilos: Laboratorio que incluye seres vivos que toleran temperaturas de hasta 113 °C o enormes concentraciones radiactivas, y grupos de microorganismos que son capaces de sobrevivir y reproducirse en condiciones ambientales extremas y adversas. Antártida y Glaciares: Este laboratorio podría ayudar a comprender la evolución del clima y el calentamiento global. Terremotos y Volcanes: Los terremotos y las erupciones volcánicas forman un laboratorio natural único en el mundo. Población y Asentamientos Humanos: Este laboratorio estudia los sitios donde se ha registrado actividad de las primeras poblaciones humanas en las Américas. Energía renovable: Este laboratorio considera fuentes de energía como la energía solar, mareomotriz, geotérmica y eólica, entre otras. Bosques y Líquenes: La flora chilena es tan diversa como su geografía, y su distribución coincide con ambientes prístinos, endémicos y con un aislamiento biológico y cultural que la hace única en el mundo. Plantas nativas para usos alimenticios y medicinales: Chile cuenta con una importante biodiversidad de plantas endémicas, muchas de las cuales tienen propiedades medicinales que pueden convertirse en remedios, vacunas o complementos alimenticios o dietéticos. Océano: El Océano Pacífico es otro laboratorio natural que nos identifica. Chile tiene más de 85.000 km de costa, lo que representa un desafío y una oportunidad para el mundo científico. Grandes ciudades: Este laboratorio de naturaleza se enfoca en las complejidades que surgen cuando los asentamientos humanos crecen y se transforman en megalópolis, con todas sus externalidades sociales, económicas y ambientales. Cielo y Astronomía: El cielo del norte y norte central de Chile, que ofrece propiedades óptimas para la observación del cosmos.

See also  La investigación hospitalaria enfrenta al PSOE con el resto de grupos - Tecnología

Considerando la naturaleza como un derecho fundamental y como una oportunidad para aumentar el gasto en ciencia y tecnología, el papel de los laboratorios naturales junto con el concepto emergente de soluciones basadas en la naturaleza (NbS), que considera todas las acciones que afectan a los ecosistemas y los servicios que ofrecen para responder a diferentes desafíos de la sociedad (cambio climático, seguridad alimentaria, riesgo de desastres, sobreexplotación de recursos) colocan a Chile en un escenario protegido y con financiamiento básico para la producción de conocimiento e innovación.

Leave a Comment