Tecnología del ingeniero

26/06/2022 – 14:24 Opinión

De Noticias Argentinas

Existe el estigma de que la ingeniería es solo para ingenieros. La verdad es que podemos encontrar tecnología en casi cualquier cosa. Por ejemplo, si estamos en la cocina preparando una milanesa con puré, “nivelaremos la línea” sabiendo que cocinar la patata es un proceso más lento que freír la milanesa.

Abriremos una botella de vino con un sacacorchos que simula un tornillo sin fin y beberemos zumo de limón en un exprimidor de piñón y cremallera.

No necesariamente hay un ingeniero detrás de todo lo que tiene tecnología, pero hay tecnología en todo lo que usa el ingenio o la creatividad para resolver un problema de una manera sencilla.

¿Pero desde cuándo hay ingenieros en la Argentina?

.

Una historia corta.

.

Los ingenieros comenzaron a graduarse en Argentina gracias a Carlos Enrique Pellegrini, ingeniero francés y padre del famoso Dr. Carlos Pellegrini (Presidente argentino entre 1890 y 1892), quien en 1855 solicitó al entonces rector de la Universidad de Buenos Aires, José María Gutiérrez, la creación de la

Carrera de ingeniería con profesores traídos de Europa.

Luego, a partir de 1891, se traslada a la Facultad de Ciencias Exactas en el edificio de la calle Perú. Esto le da a la formación un fuerte

Contenido en ciencias básicas como matemáticas, física y química.

huella que ha permanecido hasta el día de hoy. Años más tarde, la ingeniería se desplazará hacia los estándares, tolerancias y coeficientes de seguridad característicos de la profesión.

.

Unos excelentes ingenieros.

.

Si miramos a los graduados en el exterior, el primer ingeniero argentino fue Prilidiano Pueyrredón, egresado de la École Polytechnique de Francia.

Por su parte, Luis A. Huergo canalizó los ríos Tercero, Cuarto y Quinto para elevar el río del Salado, el ferrocarril Buenos Aires-Villa Mercedes y el primer dique seco del país en el Puerto de San Fernando.

El ingeniero civil Mario E. Bancora fue invitado por el Premio Nobel de Medicina Bernardo Houssay a asistir al CONICET, y como si fuera poco, tomó el té con el mismísimo Albert Einstein.

Por supuesto, también se podrían nombrar muchos otros profesionales, como Otto Krause o Elisa Beatriz Bachofen, la primera mujer ingeniera de Sudamérica y pionera del feminismo con la fundación de la Unión Nacional Feminista.

.

Algunos hitos de la ingeniería argentina.

.

En materia de salud, la tasa de mortalidad general en la ciudad se redujo a la mitad y las epidemias desaparecieron casi por completo gracias a las plantas de tratamiento de aguas servidas y pluviales impulsadas por el ingeniero Guillermo Villanueva.

See also  Un grupo de investigadores británicos afirmó que usar dispositivos móviles podría mejorar la memoria

Otro hito importante se produjo el 23 de diciembre de 1969, cuando un equipo de ingenieros, biólogos y médicos llevaron el cohete Canopus II de fabricación nacional, tripulado por Juan el Mono, a un vuelo fuera de órbita de ocho minutos.

Su antecesora, la rata Belisario, no llegó al espacio como Juan, pero sí logró que Argentina se convirtiera en el cuarto país de la historia mundial en experimentar con seres vivos en lanzamientos de cohetes, después de Estados Unidos, la Unión Soviética y Francia. .

.

Presente y retos para el futuro.

.

Los ingenieros diseñan, construyen, investigan, enseñan y cambian el mundo trabajando en silencio y sin fanfarrias.

El petróleo se extrae con Ingeniería Petrolera, los campos se plantan con Ingenieros Agrónomos, los bosques se desarrollan con Ingenieros Forestales, los barcos se construyen con Ingenieros Navales, el espacio se conquista con Ingenieros Aeroespaciales, y la lista podría continuar con todos ellos.

Las profesiones de la ingeniería están viviendo un proceso de transformación con la intención de formar a los futuros profesionales con las competencias necesarias para afrontar los retos del siglo XXI, como procesar, generar energía o diseñar soluciones que mejoren nuestra salud.

Por lo tanto, es crucial estimular el interés e invertir recursos para animar a los jóvenes a continuar con sus carreras en ciencia, tecnología, ingeniería e innovación.

No solo porque son profesiones cada vez más demandadas en el mundo del cambio tecnológico, sino porque permiten a las personas mejorar su calidad de vida, con el objetivo de no descuidar el planeta y sin sacrificar la sensibilidad humana para perder la vista.

Después de todo, esta es una oportunidad para enriquecer al mundo desde nuestro lugar.

– Leonardo Costucica es profesor del Departamento de Tecnología Industrial y Servicios de la UADE.

Existe el estigma de que la ingeniería es solo para ingenieros. La verdad es que podemos encontrar tecnología en casi cualquier cosa. Por ejemplo, si estamos en la cocina preparando una milanesa con puré, “nivelaremos la línea” sabiendo que cocinar la patata es un proceso más lento que freír la milanesa.

Abriremos una botella de vino con un sacacorchos que simula un tornillo sin fin y beberemos zumo de limón en un exprimidor de piñón y cremallera.

See also  El deporte estadounidense se despide de Bill Russell

No necesariamente hay un ingeniero detrás de todo lo que tiene tecnología, pero hay tecnología en todo lo que usa el ingenio o la creatividad para resolver un problema de una manera sencilla.
Pero ¿desde cuándo hay ingenieros en Argentina?, un poco de historia.

Los ingenieros comenzaron a graduarse en Argentina gracias a Carlos Enrique Pellegrini, ingeniero francés y padre del famoso Dr. Carlos Pellegrini (Presidente argentino entre 1890 y 1892), quien en 1855 le hizo una propuesta al entonces rector de la Universidad de Buenos Aires, José María Gutiérrez, crear la carrera de ingeniería con profesores de Europa.

Luego, a partir de 1891, se traslada a la Facultad de Ciencias Exactas en el edificio de la calle Perú. Esto le da a la formación un fuerte contenido en ciencias básicas como matemáticas, física y química desde el principio.

huella que ha permanecido hasta el día de hoy. Años más tarde, la ingeniería se desplazará hacia los estándares, tolerancias y coeficientes de seguridad característicos de la profesión.

Unos excelentes ingenieros.

Si miramos a los graduados en el exterior, el primer ingeniero argentino fue Prilidiano Pueyrredón, egresado de la École Polytechnique de Francia.

Por su parte, Luis A. Huergo canalizó los ríos Tercero, Cuarto y Quinto para elevar el río del Salado, el ferrocarril Buenos Aires-Villa Mercedes y el primer dique seco del país en el Puerto de San Fernando.

El ingeniero civil Mario E. Bancora fue invitado por el Premio Nobel de Medicina Bernardo Houssay a asistir al CONICET, y como si fuera poco, tomó el té con el mismísimo Albert Einstein.

Por supuesto, también se podrían nombrar muchos otros profesionales, como Otto Krause o Elisa Beatriz Bachofen, la primera mujer ingeniera de Sudamérica y pionera del feminismo con la fundación de la Unión Nacional Feminista.

Algunos hitos de la ingeniería argentina… En materia de salud, la tasa de mortalidad general en la ciudad se redujo a la mitad y las epidemias desaparecieron casi por completo gracias a las plantas de tratamiento de aguas servidas y pluviales impulsadas por el ingeniero Guillermo Villanueva.
Otro hito importante se produjo el 23 de diciembre de 1969, cuando un equipo de ingenieros, biólogos y médicos llevaron el cohete Canopus II de fabricación nacional, tripulado por Juan el Mono, a un vuelo fuera de órbita de ocho minutos.

See also  La demanda de barrios urbanos, clave del arbitraje, crece este verano

Su antecesora, la rata Belisario, no llegó al espacio como Juan, pero sí logró que Argentina se convirtiera en el cuarto país de la historia mundial en experimentar con seres vivos en lanzamientos de cohetes, después de Estados Unidos, la Unión Soviética y Francia. .

Desafíos presentes y futuros Los ingenieros diseñan, construyen, investigan, enseñan y cambian el mundo trabajando en silencio y sin fanfarrias.

El petróleo se extrae con Ingeniería Petrolera, los campos se plantan con Ingenieros Agrónomos, los bosques se desarrollan con Ingenieros Forestales, los barcos se construyen con Ingenieros Navales, el espacio se conquista con Ingenieros Aeroespaciales, y la lista podría continuar con todos ellos.
Las profesiones de la ingeniería están viviendo un proceso de transformación con la intención de formar a los futuros profesionales con las competencias necesarias para afrontar los retos del siglo XXI, como procesar, generar energía o diseñar soluciones que mejoren nuestra salud.

Por lo tanto, es crucial estimular el interés e invertir recursos para animar a los jóvenes a continuar con sus carreras en ciencia, tecnología, ingeniería e innovación.

No solo porque son profesiones cada vez más demandadas en el mundo del cambio tecnológico, sino porque permiten a las personas mejorar su calidad de vida, con el objetivo de no descuidar el planeta y sin sacrificar la sensibilidad humana para perder la vista.

Después de todo, esta es una oportunidad para enriquecer al mundo desde nuestro lugar.

– Leonardo Costucica es profesor del Departamento de Tecnología Industrial y Servicios de la UADE.

Fuente: Noticias Argentinas

Leave a Comment