Protegiendo nuestros derechos neurológicos

Los neuroderechos y la neuroprotección es un tema de gran relevancia, más aún cuando el desarrollo tecnológico y la inteligencia artificial son áreas de crecimiento exponencial. El libro “Protege el Espíritu. Desafíos en derecho, neuroprotección y neuroderechos”, editado por los profesores Luca Valera del Centro de Bioética de la Universidad Católica y Pablo López-Silva de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Valparaíso. Junto a ellos, más de una veintena de científicos aportan contribuciones sobre diversos temas que van desde las neurociencias, la ética, la protección de datos, el derecho y el desarrollo tecnológico.

Desde 2019, la Comisión Retos del Futuro, Ciencia, Tecnología e Innovación del Senado, presidida por el entonces Senador Guido Girardi, puso en discusión en Chile el innovador tema de los neuroderechos. Sin duda, la reflexión de este año estuvo a cargo del Dr. Rafael Yuste, destacado investigador en el campo del desarrollo de los neuroderechos, Doctor en Neurobiología, académico de la Universidad de Columbia y creador del interdisciplinar Brain Project, que ha participado en una serie de coloquios financiados por la Challenges of the Future Commission y nuestra Universidad, con los sugerentes títulos “La nueva neurotecnología: implicaciones científicas, médicas y sociales” y “¿Es la hora de los neuroderechos?” Esta discusión científica, a la que asistió una muy interesante variedad de científicos, tuvo una gran resonancia en el Parlamento y en el país.
Ese fue el comienzo de la discusión y reflexión sobre las neurotecnologías, que si bien tienen importantes beneficios potenciales para la humanidad, también tienen algunos efectos peligrosos y dañinos. Es oportuno examinar este fenómeno desde diferentes perspectivas. Es necesario profundizar técnicamente pero al mismo tiempo éticamente y con especial foco en la ética de la investigación, ya que en este ámbito los cambios y el impacto humano no son superficiales y se puede dañar la integridad y la autonomía. el mismo tema de investigación.

See also  Conacyt anuncia nueva política de becas de posgrado

Tan relevante es este libro por lo descrito que en poco más de 170 páginas reúne una serie de escritos de destacados investigadores y académicos con reconocida trayectoria internacional, y nos presenta diversas perspectivas -desde la filosofía, la ética y la neurociencia- sobre el impacto que las neurotecnologías pueden tener sobre la integridad y autonomía humana y el desafío que enfrentamos para su protección, es decir, el concepto de neuroprotección. De hecho, uno de los aspectos fundamentales que emergen en la aplicación de estas neurotecnologías es la extrema fragilidad humana en la era tecnológica actual. Y una forma de proteger esta fragilidad y vulnerabilidad humana es a través del instrumento legal. En este sentido, ahora es más que necesario pensar en cómo el derecho puede proteger los derechos humanos fundamentales, incluyendo su libertad, autonomía e integridad, cada vez más amenazados por las nuevas tecnologías. En esta reflexión, los expertos tienen que imaginar cómo será nuestro futuro, sin olvidar los conceptos e ideas que ya están presentes en nuestra tradición jurídica.
En síntesis, el texto que se presenta abarca tres años de trabajo y encuentros en nuestra universidad, tanto en la Casa Central como en la Facultad de Medicina UC, así como en diálogo con la política y la sociedad. Este es un excelente ejemplo de trabajo interdisciplinario e interinstitucional, en el que clínicos, investigadores, filósofos, antropólogos y juristas dialogaron para encontrar soluciones y respuestas complejas y profundas a un tema de gran importancia.

Es necesario felicitar a los editores por el extraordinario trabajo que han realizado sobre un tema cuya discusión data de los últimos años y sobre el cual es necesario ampliar y desarrollar la reflexión, pues se trata de la Misión de integridad humana. Sin duda, este texto es una valiosa contribución para continuar esta discusión a nivel académico, científico, legislativo, médico y social. Este importante debate, que pone en primer lugar la protección de nuestros neuroderechos, debe realizarse desde las universidades, en estrecha coordinación con el parlamento, el estado y la sociedad civil.

  • El contenido de esta columna de opinión es responsabilidad exclusiva del autor y no refleja necesariamente la línea editorial o posición de El contador.

Leave a Comment