Parece una dalia pero es una microflor de laboratorio

Sí, parece una dalia, pero es una estructura completamente inorgánica que se cultivó en el laboratorio. La microflor artificial de este jardín químico está hecha de carbonato de calcio precipitado. La ósmosis y la flotabilidad han impulsado su crecimiento de manera autoorganizada en un proceso similar a cómo creemos que se originó la vida en la Tierra. Esta imagen, tomada con un microscopio electrónico de barrido en el Centro de Instrumentación Científica (CIC) de la Universidad de Granada (UGR) y luego procesada digitalmente y coloreada en el Departamento de Fotografía Científica del mismo centro, es el premio Fotciencia en la categoría micro modalidad. . .

Este jardín químico de carbonato de calcio es parte de los estudios que está llevando a cabo el grupo de investigación del Grupo de Cristalquímica Computacional, Cristalización y Formación de Patrones en Sistemas Naturales. quimiobriónica, Afiliación al Instituto Andaluz de Geociencias (CSIC-UGR).

En primer lugar, la imagen pretendía “ilustrar cómo se distribuyeron y agruparon los cristales, en este caso romboédricos, de carbonato cálcico en las condiciones químicas en las que precipitaron”, explica Isabel María Sánchez Almazo, una de las autoras. Pero “la imagen que surgió ante nuestros ojos inevitablemente nos hizo pensar en un origen orgánico”. Por eso lo llamaron “Ser o no ser”, “un título que refleja esa dualidad de identidad entre lo que transmite la imagen y lo que realmente es”.. Sin duda, para ella, jefa del Departamento de Microscopía Electrónica de Barrido Ambiental y del Laboratorio de Isótopos Estables del CIC de la Universidad de Granada, “las imágenes científicas son la forma más rápida y accesible de mostrar al público un fenómeno de interés científico en general” y en este caso “Es más fácil entender qué es un jardín químico o qué es un biomorfo cuando vemos imágenes como nuestra dalia falsa”. En este caso se aplicaron falsos colores para hacer más atractiva la imagen, combinando colores y tonos y resaltando sombras y luces. Para Sánchez Almazo “en la divulgación de la ciencia y la transferencia del conocimiento a la sociedad, La ciencia y el arte deben estar unidos”.

See also  Córdoba representada en la 100 Asamblea Ordinaria del Consejo Federal del Consumidor - Web de Noticias

jardines químicos

“Ser o no ser” es una imagen “resultante de un proceso biomimético, es decir, reproduce formas similares a las orgánicas, pero de origen enteramente inorgánico; Este proceso se llama jardín químico. Nuestra imagen recuerda a la flor de la dalia, pero en realidad es una estructura autoensamblada hecha de carbonato de calcio”., Para explicar. Fue “producido por advección de líquidos desde las zonas de reacción donde se forman membranas de precipitación semipermeables. Las fuerzas impulsoras del crecimiento son la ósmosis y la flotabilidad. Es un proceso muy estudiado por los científicos ya que se cree que es muy similar al que podría dar lugar a la vida en la Tierra”.

Junto a la geóloga Isabel Sánchez Almazo, que actualmente desarrolla varios proyectos de investigación Paleoecología, ecología y biomineralización, firman esta imagen premiada en Fotciencia: Dolores Molina Fernández, bióloga molecular y experta en imagen científica que trabaja en el Departamento de Fotografía Científica del CIC; Concepción Hernández Castillo, jefa del laboratorio de preparación de muestras biológicas del CIC, quien lleva más de 30 años trabajando en la preparación de muestras para microscopía óptica y confocal, y en particular muestras para microscopía electrónica; y Elizabeth Escamilla Roa, PhD en Química Computacional, quien trabaja con minerales como arcillas, olivino y carbonatos, que tienen aplicaciones en catálisis y astroquímica, y quien recientemente se ha centrado en el crecimiento de cristales a partir de superficies tubulares autoensambladas, es decir, jardines químicos. .

Cómo se tomó la foto

La imagen se toma con un aumento de 30.000x, i. El objeto fotografiado es 30.000 veces más pequeño de lo que se ve en la imagen. “Para captar gran parte de la estructura enfocada y darle un aspecto tridimensional, trabajamos en unas condiciones que nos permitían conseguir una gran profundidad de campo, pero con la complejidad añadida de tener también una alta resolución”, explica Isabel Sánchez Almazo. Además, “para mejorar aún más este aspecto tridimensional y aumentar la sensación de relieve, era necesario inclinar la muestra y buscar la orientación adecuada con respecto al detector, jugando con la luz y la sombra”. Técnicamente, “es una imagen de electrones secundarios tomada con un detector especial para ello. El detector en el microscopio es como la lente de una cámara y la sonda de electrones es el equivalente de la fuente de luz.

See also  El Congreso aprueba el Proyecto de Ley de la Ciencia con el apoyo de PP, ERC y Cs y la abstención de Vox, PNV y Junts - Sociedad

El resultado final es el resultado de un fino trabajo de coloreado manual en el que cada “pétalo” ha sido coloreado individualmente, “mantener una separación visible entre los colores y producir todos los tonos intermedios”. Se utilizó un color amarillo verdoso para las partes centrales de cada “pétalo” y rojo oscuro en los extremos.

Además de jardines químicos como esta dalia, máscaras FFP2, hojas de olivo, mixomicetos, campos magnéticos, girasoles, estrellas y circuitos integrados fueron los protagonistas de las imágenes seleccionadas. la 18ª edición del concurso Fotciencia. Esta iniciativa de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (Fecyt) y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en colaboración con la Fundación Jesús Serra está dedicada a modalidades específicas de fotomicrografía, agricultura sostenible, alimentación y educación. Impresionantes imágenes que despiertan la curiosidad y en definitiva descubren una nueva perspectiva de la ciencia.

-Ir al Suplemento del Tercer Milenio

Regístrese y reciba el boletín científico por correo electrónico todas las semanas

Leave a Comment