Los saldos deudores y acreedores de la liga profesional | Columnistas | Deportes

El pasado lunes, Miguel Ángel Loor fue reelegido presidente de la LigaPro. La decisión fue tomada por los representantes de 26 clubes de fútbol ecuatorianos (16 de la Serie A y 10 de la Serie B) con una clara victoria de 21 votos a favor y 5 en contra. Unos días antes, Leonardo Stagg fue postulado por algunos clubes de Quito, cuya candidatura perdió terreno ya que muchos clubes comenzaron a identificarlo como el candidato oficial de Ecuafútbol; algo que Francisco Egas, presidente de esta institución, desmintió de inmediato.

Si bien se sabía que la candidatura de Stagg no fue falseada por la FEF, los principales partidarios lo hicieron percibir así. Mientras tanto, Loor no perdió tiempo en promocionarse en las redes sociales, compartiendo imágenes del gran apoyo que tuvo. Lo que nos llamó la atención fueron dos eventos que dicen estar relacionados: 1) una reunión privada en Quito a la que asistieron los presidentes de la FEF y LigaPro; y 2) la declaración pública de Stagg anunciando que no se postularía para presidente de la LigaPro porque los clubes de fútbol profesional respetados e importantes creían que no era el momento para un cambio de dirección en nuestra liga profesional.

Humo blanco y solo salió un candidato de esta primera edición: Loor. Al regresar de la capital, argumentó que el compromiso más importante que había hecho era trabajar de la mano con la FEF porque juntos lograrían el bienestar del fútbol nacional. Lo que dijo Loor es, por supuesto, importante, aunque nos hubiera gustado escucharlo antes; por lo tanto, con cierta incredulidad, le tomamos la palabra. Esta unidad siempre fue necesaria. Aún hoy, la oferta de estos dos altos dirigentes del fútbol ecuatoriano puede representar una nueva demostración de pertenencia. Como suele ser el caso, es el producto de un viejo adagio: la política es el arte de la conveniencia. En fin, unos juegan con las propuestas y otros ganan las elecciones.

See also  un sonido colectivo – Al Toque Sports

Loor ganó en un legítimo acto democrático, tiene una gran opción para lograr varios objetivos que se han ofrecido y que hasta el momento no se han cumplido, aunque en el balance de la gestión de él y su grupo hay que entender que él tiene algo que debería haber construido lo que estaba en el papel y hacerlo realidad. Hay mérito en eso y debe ser reconocido.

Los clubes lucharon por lograr la constitución y funcionamiento de la liga profesional. Tras los preparativos del primer acto fundacional en septiembre de 2015, los clubes encontraron la más dura resistencia por parte de Luis Chiriboga Acosta, quien lo destituyó como presidente de la FEF. Sin embargo, debido al escándalo de FIFAGATE, Chiriboga se vio obligado a renunciar antes de finales de 2015, poniendo fin a 17 años ininterrumpidos al frente de la FEF. Carlos Villacís lo reemplazó, y la convención ordinaria del 8 de enero de 2016 puso en el orden del día la aprobación de la constitución de la Liga Profesional. Recibió el apoyo unánime con 72 votos, incluidos los de las asociaciones estatales.

Curiosamente, la FEF ha seguido haciendo todo lo posible para evitar que la Liga Profesional sea una realidad. La razón de peso fue que el contrato con el gobierno por los derechos de TV estaba por vencer y la federación estaba interesada en abrir un concurso de premios, y a partir de 2018 resultó ganador a favor de GolTV. Aparentemente en medio de un pleito desgastaron sin cesar a la FEF. Los clubes sintieron amenazados sus legítimos intereses y vieron comprometidos sus legítimos intereses, lo que obligó a la FEF a desempolvar la creación de la LigaPro para evitar un auspicio que permitiera la distribución no técnica de los derechos audiovisuales a favor de los clubes, y a su vez eliminar esos beneficios a las asociaciones de fútbol.

See also  La provincia de Bac Giang se enfoca en la prevención de desastres naturales | Alrededores

Luego se conoció que en España, en los primeros meses de 2018, 19 mandatarios nacionales decidieron apoyar la candidatura de Miguel Ángel Loor como presidente de la LigaPro. Cuando Loor fue elegido director de la escuela, ofreció aplicar un control que permitiera a los clubes administrar sus finanzas de manera responsable. Hubo situaciones drásticas en este tema, como las de Olmedo, Fuerza Amarilla y El Nacional, que confirmaron lo frágil que era el control económico. A ninguno de estos equipos se le debería haber permitido participar en la Serie A porque anunciaron con anticipación que estaban pasando por dificultades económicas. Creo que la LigaPro debería crear mecanismos para evitar que estos casos vuelvan a ocurrir.

Es innegable que la LigaPro hoy cuenta con una estructura organizativa con un organigrama de funciones definidas. Fue una sabia decisión asegurar que la justicia fuera mediada a través de organismos independientes y creíbles como la Cámara de Comercio de Guayaquil. LigaPro también avanza paulatinamente en el marketing publicitario. Queda pendiente la mejora de las instalaciones deportivas y su seguridad.

Creo que el fútbol de nuestro país no ha mejorado su nivel competitivo con 16 equipos cuando tenía 12 en la Serie A. Tampoco se ha desarrollado un gran campeonato nacional de ascenso que sustituya a la Serie B (dirigida por la FEF) y poder comercializar sus derechos como se pensaba anteriormente. Otro problema que debe abordarse es el uso persistente de VAR. En el acuerdo más reciente entre la FEF y la LigaPro se anunció que en un esfuerzo conjunto podrían ofrecer esta herramienta de arbitraje al solicitante de forma gratuita.

También ha habido falta de determinación en la aplicación del código de ética para limitar las constantes quejas públicas entre ejecutivos. El tema de las sociedades anónimas tampoco se ha practicado en nuestro fútbol. Está suficientemente probado en el mundo que los clubes que funcionan de esta manera han captado capital y se han orientado a la consecución de objetivos económicos sin perder los objetivos deportivos. Y después de las elecciones, me pregunto por qué los grandes clubes, por su historia, su importancia en los campeonatos nacionales y sus éxitos, como Barcelona, ​​Emelec y Liga de Quito, no tienen representantes en el Consejo Presidencial. hoy Liga Pro. Hasta ahora no se conocía el verdadero motivo de tan importantes ausencias.

See also  Vivienda social con diseño bioclimático y calefacción solar

En la década de los 80, Carlos Coello Martínez, uno de los dirigentes más valiosos de la historia del fútbol nacional, decía: “Los clubes tienen que unirse para poder demostrar que el fútbol es de ellos”. Ferdinand Hidalgo Rojas, otro líder importante e histórico, se hizo eco de los pensamientos de Coello: “Los clubes podrán demostrar el poder de la unidad a medida que aprendan a gobernarse para administrar ese poder”. Que la LigaPro esté vigente es un gran logro, pero será reconocido si cumple los propósitos que inspiraron su creación. (O)

Leave a Comment