La primera deportista intersexual española a la que Franco prohibió el deporte femenino

Bajo el lema, la manifestación del Orgullo 2022 recorrió por la tarde Madrid “Contra el odio: visibilidad, orgullo y resiliencia”con la participación de más de 100 empresas, 40 carrozas y la presencia de cinco ministros de Gobierno -de ambos lados-, y miles de activistas del colectivo LGTBI+. La Fiesta del Orgullo se desarrolla en un año marcado por el debate de género y en particular por la inclusión de deportistas trans en el deporte. El “caso Lía Thomas”, la nadadora transgénero que batió todos los récords femeninos, ha sacudido los cimientos mismos de este deporte, que ha decidido tomar un camino revisionista para vetar a las atletas trans y cerrar la puerta a una tercera categoría, la atleta. no cuestiona los logros de las mujeres de riesgo.

En España, la “ley trans” podría quedarse en un mero gesto, aunque ha sido aprobada por el Consejo de Ministros y está lista para pasar la tramitación parlamentaria. LLa creación de una nueva categoría y las limitaciones de la era de la transición Ya están sobre la mesa de los organismos internacionales que regulan el deporte ante una norma establecida por Irene Montero, que estipula que en las prácticas, eventos y competiciones deportivas se tiene en cuenta a los participantes según su sexo registrado, sin poder realizar pruebas de verificación de género en todos los casos. Sin embargo, el debate entre identidad sexual y deporte no es nuevo y España ya ha tenido uno propio “El caso Semenya” a principios de los años 40.

Leave a Comment