La epigenética social, clave para el futuro de la sociedad

La empresa Jacobson, Steinberg & Goldman y el equipo de investigación de la Cátedra de Innovación de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) Campus de Gandía han llevado a cabo un interesante estudio sobre el comportamiento emocional de jóvenes de entre 18 y 28 años, en el que destaca que el 42,13% de las personas demuestra alta intensidad en aspectos relacionados con el trabajo en equipo, el servicio y la solidaridad, lo que los acerca al aprendizaje de las humanidades.

Asimismo, el estudio destaca que el 31,42% tiene altas habilidades analíticas que le permiten afrontar retos relacionados con el desarrollo científico y tecnológico.

Con los datos proporcionados, sorprende que solo el 0,05% de la muestra utiliza la agresividad para confirmar su opinión y defender sus postulados. Asimismo, el 4,48% se caracterizan por aspectos relacionados con la innovación y la creatividad.

El modelo biotecnológico utilizado para este estudio fue el conocido algoritmo DNAe®, cuya precisión y fiabilidad es cercana al 98%.

Nuevo esquema: epigenética social, clave

Elías Azulay, investigador de Jacobson y colaborador de MUNDIARIO, comenta: “Si aceptamos esta tabla sociométrica, pronto estaremos ante un escenario en el que los individuos quieren colaborar abiertamente y para ello, esta mayoría bien intencionada debe hacerlo. alimentado por la creatividad de una minoría”.

Por otro lado, el 20,46% de los individuos tienen un área dominante relacionada con aspectos cognitivos y reflexivos, aportan orden, razón y criterio a nuestras acciones. Estamos ante un nuevo esquema donde la epigenética social será la protagonista, ayudándonos a crear una sociedad más solidaria“.

En este sentido, el estudio realizado indica que “en los próximos años viviremos una segmentación social sin precedentes. Esto se basa en una interrelación interesada entre grupos que tienen algunas habilidades pero son conscientes de que les faltan otras, por lo que el nivel de generosidad y colaboración se impone de forma natural”.

See also  Vivienda social con diseño bioclimático y calefacción solar

Otra conclusión de este estudio es: “La conformación social se acercará a un esquema donde el 94,01% de los individuos aportarán organización, disposición, especialización y tecnología, mientras que los verdaderos visionarios estarán representados en el 4,48%. Asimismo, el 0,66% no encontrará su lugar y actuará como un extraño, reflejando disrupciones o cambios en su comportamiento. Asimismo, el 0,85% se manifiesta como un grupo potencialmente manipulador y corrupto.

¿Nueva lucha de clases?

Ya sea que estemos frente a una nueva lucha de clases o que imaginemos por un momento que ese 0,85% (manipuladores y corruptos) se constituya en la élite gobernante, el estudio muestra que “más que enfrentar una lucha de clases por el progreso económico capacidad de ambición puramente personal nos enfrentamos a la colaboración entre grupos con diferentes capacidades y habilidades”.

Azulay aclara que “Será una sociedad donde, para mantener su ritmo evolutivo, se verá obligada a compartir conocimientos y recursos, pero se apoya mucho en la tecnología, la ciencia y los protocolos de actuación para esta oportunidad. Por lo tanto, entendemos que estas premisas cerrarán el camino a los especuladores”.

Parece que estas conclusiones deben ser consideradas y bien anotadas… @en todo el mundo

Leave a Comment