“La ‘cultura del aborto’ conduce a la ignorancia y al fanatismo”

Iglesias de Montserrat (Pontevedra) es Catedrático de Teoría de la Literatura y Literatura Comparada en la Universidad Carlos III, Delegado del Rectorado de Humanidades Digitales y Presidente del Teatro de La Abadía.

Esta mujer polifacética fue Vicerrectora de Comunicación y Cultura de la Universidad Carlos III de Madrid, Directora del INAEM y Directora de Cultura del Instituto Cervantes. “Siendo inquieto y activo, me gusta armar y armar grandes equipos. Es muy satisfactorio ver los resultados. Que no se encuentra en la soledad del académico”.

Montserrat Iglesias es una de esas personas mirada abierta y curiosa. Eligió las letras a pesar de su inclinación por las ciencias, ganando el Premio Extraordinario de Licenciatura y el Premio Extraordinario de Doctorado y ha impartido cursos en algunas de las mejores universidades del mundo. Ahora busca un delegado del Rectorado de Humanidades Digitales Caminos entre la ciencia, la tecnología y las humanidades.

[Pilar Álvarez, directora literaria: “Entre los 12 y 16 perdemos a los lectores, se nos van a TikTok”]

¿Cuáles son estas formas?

Las disciplinas de las humanidades deben prestar mucha atención al futuro científico y técnico. Y también creo que por el lado de la ciencia y la tecnología, las humanidades pueden hacer una mirada crítica al porqué, que necesita pensar en el impacto de nuestras acciones en la sociedad.

Montserrat Iglesias.

Ha desarrollado y gestionado numerosos proyectos. ¿De cuál estás más orgulloso?

Estoy orgulloso de todos ellos, especialmente de los proyectos más educativos porque tengo un maestro en mí. Me encantan porque llegan a los jóvenes, algunos de los cuales están entrando en contacto por primera vez con el teatro, la música o la literatura.

Incluso cuando paso por el Teatro de la Comedia, me siento profundamente orgulloso. Me hice cargo de la rehabilitación, con tres años de retraso y ocho meses paralizado por una serie de problemas. Abrimos el teatro en siete meses, un tiempo récord. Nadie creía que lo lograríamos. Esto fue gracias al intenso trabajo en equipo entre el INAEM y la Compañía Nacional de Teatro Clásico.

¿Le resultó fácil llevar a cabo estas iniciativas o enfrentó muchos obstáculos?

Siempre hay obstáculos. ¿Quién no los tiene? Los presupuestos se recortan más en el sector cultural, donde todo se arregla con menos. Aparentemente, los involucrados en una actividad cultural deben ser empleados.

Sin duda desearía más recursos. Pero es cierto que con creatividad, encontrando puntos en común y sumando voluntad y recursos, al final se llega.

¿El principal obstáculo es la falta de dinero?

Normalmente sí. Siempre tuve que lidiar con etapas económicamente difíciles, con recortes muy severos. Estoy muy orgulloso de haberlos sacado adelante. Si algún día puedo hacer algo con un presupuesto razonable, no sé cómo hacerlo… (risas).

See also  Hugo Houle gana la primera etapa del Tour de Francia en los Pirineos en Foix | Deportes

La administración tampoco está bien preparada para la gestión cultural. Generalmente tenemos un exceso de burocracia que nos agobia y no acaba de entender lo que es la gestión.

“En España tenemos muchos talentos. Es una potencia cultural mundial”

¿Cómo se gestiona la cultura?

Hay situaciones muy diferentes y también posiciones diferentes sobre cómo se debe gestionar la cultura. En mi experiencia, la suma de fondos público-privados funciona muy bien. Por ejemplo, en el programa Platea del INAEM, la cooperación entre las diferentes administraciones, desde el ministerio hasta los ayuntamientos y empresas privadas, podría posibilitar recorridos teatrales que no hubieran sido posibles con la crisis.

Otro ejemplo muy claro es el Teatro Real, donde la colaboración público-privada es excelente. La parte pública es garantía de independencia y también, aunque algunos no lo crean, de buena gestión. Y la iniciativa privada de apoyo es fundamental para poder llegar realmente lejos.

A nivel cultural, ¿qué destacarías de España?

En España tenemos mucho talento en general. Es una potencia cultural mundial. Durante mi estancia en el Cervantes pude apreciar el inmenso atractivo de todo lo que caracteriza a la cultura española: artes plásticas, teatro, música, literatura… Apenas aprovechamos este prestigio internacional.

Tampoco olvidemos que España cuenta con un patrimonio histórico artístico excepcional. Si ponemos en marcha las estrategias adecuadas para poner en valor y cuidar este patrimonio, crearíamos puestos de trabajo de calidad en muchas zonas de la “España vacía” de hoy. Además, generaríamos corrientes de interés turístico, también de alta calidad, a nivel nacional e internacional.

Recientemente ha sido nombrada Presidenta del Patronato del Teatro de La Abadía. ¿A qué desafíos te enfrentas?

Es una segunda etapa después de su fundador José Luis Gómez que con tanto talento y trabajo y por supuesto con la ayuda de Gregorio Marañón -uno de los grandes actores culturales que tenemos- ha convertido el Teatro de La Abadía en un absoluto Referencia España.

Ahora se trata de acompañar a Juan Mayorga, el Premio Princesa de Asturias más joven, e impulsar todo lo posible para que el equipo de La Abadía pueda desarrollar su trabajo en las mejores condiciones. Creo que continuará con ese legado de manera muy brillante.

Montserrat Iglesias.

Has entrevistado y tratado a muchas personalidades, ¿puedes nombrar algunas que admires?

(Risas) Podría nombrar tantos, pero sería un error destacar a alguien… He tenido mucha suerte, he conocido gente maravillosa e interesante. En general, las grandes figuras de la cultura saben escuchar y ver. Por ejemplo, me emocionó mucho conocer en persona a Ernesto Sábato, era bastante mayor. Le otorgamos la Medalla de Oro de la Universidad Carlos III de Madrid.

See also  El Club Tenis Castelló presenta el clásico Circuito Provincial

O conocer a mi admirado Caetano Veloso oa Tim Robbins, una persona muy valiosa a la que quiero mucho. Fundó un grupo de teatro en Los Ángeles, “The Actor’s Gang”, con el que realiza una extraordinaria labor social y ha desarrollado un programa de teatro en las cárceles con conmovedores resultados en los últimos años. Hay muchas personas con este talento que se comprometen a mejorar su entorno tanto como sea posible.

En 2021 eligió el lema del amor para dirigir el Festival Ñ. ¿Por qué?

Cuando te ofrecen dirigir, te piden que elijas un tema que será el hilo conductor de la conversación. Inmediatamente pensé en el amor. Me interesaba explorarlo con escritores, cineastas, músicos, antropólogos… y lectores. En rigor, no es amor romántico, sino amor en todas sus dimensiones.

Era el 21 de noviembre y empezábamos a recuperarnos un poco del presencial, aunque con cautela. Era tiempo de querernos, había ganas de vernos, de volver a sentir esos lazos que nos unen. El amor, el respeto y la amistad, que es una forma de amor, siempre saca lo mejor de las personas.

Para su tesis estudió el teatro de Valle-Inclán, que, como tú, era gallego. ¿Qué destacarías de este gran autor?

Quizás una de las facetas menos conocidas de Valle-Inclán es que es uno de los padres de la literatura latinoamericana del siglo XX. Banderas de tirano Se trata probablemente de una de las obras más influyentes de todas, la que en Latinoamérica se llamó la “novela del dictador”, de la que se bebe desde Carlos Fuentes hasta García Márquez o Vargas Llosa.

¿Tuviste más problemas por ser mujer?

Tuve las dificultades que puede tener cualquier mujer trabajadora; y más si tienes hijos. No tenemos un país fácil para la mediación. Siento una extraordinaria admiración por las mujeres que fueron nuestras madres, nuestras abuelas. Impulsaron a las familias, dieron mucho de sí mismos porque la propia sociedad no se lo permitía. Lucharon para que sus hijas e hijos recibieran una educación que muchas veces no era posible para ellos. Son generaciones admirables.

“En la ciencia ficción, construimos nuestra imaginación sobre los desafíos que plantea la tecnología”.

Bueno, ¿qué dificultades encuentras?

Creo que estamos pasando por un momento muy difícil para el feminismo, aunque no lo parezca. Es contradictorio en apariencia, no en realidad. Lo noto en mis cursos universitarios. Nunca ha habido tanta censura como ahora. Los propios estudiantes también temen que se cancelen las manifestaciones en función de la opinión expresada en su propio grupo.

See also  Google Pay - Aplicaciones en Google Play

Pienso que esa famosa “cultura del abandono” con los productos culturales, con la literatura, con el cine, con la historia misma, solo lleva a dos cosas: a la ignorancia y al fanatismo. Ambos son los primeros pasos para un régimen totalitario, lo que me asombra que en algunas áreas hay menos libertad hoy que hace 30 años.

Está escribiendo un libro sobre los retos de las nuevas tecnologías. ¿Cuándo?

No sé Si puedo, estaré allí. Ahora dicto un curso que comparto con otro profesor de bioingeniería, Juan José Vaquero. Nombrada Ciencia y ficción: historias para un futuro incierto. La ciencia ficción, ahora denominada ficción especulativa, es el género del siglo XXI, porque aquí construimos nuestra imaginación sobre los desafíos que plantea la tecnología: inteligencia artificial, robots androides, distopías, genética humana.

Cuando explico cosas que ya están terminadas a mis alumnos, los más pequeños y los más grandes, porque tengo la gama completa, me miran como diciendo: “¿Qué me estás diciendo?”. Por ejemplo, empezando por Google, están investigando cómo trasladar el cerebro a otro tipo de material o embalaje no perecedero. Es interesante ver cómo reducen a la persona a un mero cerebro. El cuerpo y el alma se han ido. O el cuerpo, el alma y la sombra, como diría Alejo Carpentier.

Sí, parece ciencia ficción.

No estamos lo suficientemente atentos a las cosas que se están desarrollando tecnológicamente y el impacto que está teniendo. Creo que el historiador Yuval Harari lo dice muy brillantemente. Podemos lograr un mundo donde terminemos dividiendo a una masa de la población contra unos pocos sobreprivilegiados en muy malas condiciones. La cultura nos alerta de todo esto.

Leave a Comment