Día Internacional de la Mujer Ingeniera: ¿Qué pasa con la Brecha de Género en STEM en Chile? | tecnología

Según datos de la OCDE En 2018, las mujeres de 15 años o más percibieron su autoevaluación peor que los hombres en matemáticas y ciencias.

Este 23 de junio se conmemora el Día Internacional de la Mujer Ingeniera, conmemoración establecida en 2014 por la Women’s Engineering Society del Reino Unido. El objetivo de este evento es principalmente Reconocer la aportación de la mujer en un sector con mayor presencia masculina.

Se sabe que los hombres predominan en los campos del trabajo tecnológico y científico, por lo que este tipo de organizaciones buscan formas de hacerlos más inclusivos y accesibles para las mujeres. Esta conmemoración incluso fue apoyada por la UNESCO en 2016 y finalmente se consolidó como un evento internacional en 2017..

La promoción de mujeres interesadas en el mundo de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas (STEM) sigue siendo un reto a día de hoy. En Chile, por ejemplo, la participación es baja.

Según el Ministerio de la Mujer y la Igualdad de Género (Sernameg) “El 53% de las inscripciones universitarias son mujeres, pero solo 1 de cada 4 equivale a una carrera STEM“. También se deben tener en cuenta variables como abandono de estudios, cambio de carrera, etc.

Y es que la proporción de mujeres que se gradúan en carreras STEM es aún menor. Chile ocupa el último lugar en los países de la OCDE, con solo el 19% de mujeres siguiendo estas carreras, por debajo del promedio del 32%.

Factores que amplían la brecha en Chile

Los salarios también son un factor importante para reducir la brecha de género en el campo MINT. Las profesiones con más presencia femenina (educación básica, educación infantil y enfermería) tienen un salario de $814,315 pesos por el segundo año después de la graduación.

See also  Se presentó “TEC”, el nuevo espacio transmedia con contenidos sobre ciencia, tecnología e innovación

Si bien las profesiones con más hombres están representadas, como B. Ingeniería Eléctrica, Ingeniería Eléctrica e Ingeniería Informática y Computación en el segundo año tienen un ingreso de 1.408.522 pesos. La brecha es de más de 500.000 pesos.

Y en términos de enseñanza y liderazgo femenino, no es muy diferente. Los datos del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación de 2020 así lo indican La presencia de profesores titulares en las universidades solo alcanza el 22% en STEM.

Incluso en la investigación de ciencia e innovación, la proporción de mujeres es solo del 34%. Los porcentajes no superan la tercera parte del total, aunque en Chile ya se han implementado varias iniciativas o programas para promover la participación de la mujer..

¿De dónde viene la baja participación de las mujeres en STEM?

Este También podría estar relacionado con los prejuicios culturales y la percepción que las mujeres tienen de sí mismas.. Así lo propone Sara Arancibia, profesora de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Naturales de la Universidad Diego Portales; Maestría en Matemáticas e Ingeniería; y Doctor en Economía, en carta publicada en Ciper Chile.

Según datos de la OCDE En 2018, las mujeres de 15 años o más se valoraron peor que los hombres en matemáticas y ciencias. “Tienen que lidiar con roles de género desde la infancia que no asocian con trabajos STEM, lo que ayuda a explicar por qué la proporción de mujeres que estudian estos trabajos está tan lejos del cincuenta por ciento en la actualidad”, dice.

En la carta, publicada en el marco del Día Internacional de la Mujer Ingeniera, Arancibia aborda el problema desde la experiencia pedagógica. “Incluso una vez en la universidad, las mujeres enfrentan la falta de tutoría y apoyo social, entre otras cosas, lo que puede convertirse en un obstáculo y un factor de deserción”, agrega.

See also  Físicos de la U. de Chile dan el primer paso para crear un transistor óptico Ciencia y tecnología

como solución, enfatiza más tutoría y apoyo “para que las mujeres se queden y mejoren su compromiso y su identificación con el territorio”, dice. Igualmente, señala la importancia de crear comunidades.

“La construcción de comunidades permite romper creencias personales, familiares y sociales negativas, enriquecer la experiencia universitaria de las mujeres y crear redes de trabajo en equipo que fortalezcan y maximicen sus capacidades”, dice.

Leave a Comment