bloqueado por otra guerra de poder

Con la resaca de adelgazar España de campeonato Europeo y la posterior victoria de Inglaterra El fútbol femenino es todavía relativamente joven y ha vuelto a ser protagonista en nuestro país. Y de nuevo por una situación que es muy incómoda. Lo que debería ser una fiesta de promoción del deporte es un caos absoluto y completo.

Este es el estreno de la primera liga de fútbol profesional femenino, una condición para que este curso sea inaugurado por el Primera Division. Por ahora, sin embargo, es un campo de batalla entre varias entidades y organizaciones que luchan por hacerse con el control de una competencia que amenaza con sufrir un punto muerto total antes de que comience.

La pelota está lista para ponerse en marcha durante el fin de semana del 10 y 11 de septiembre. Sin embargo, solo falta poco más de un mes para esa fecha y hay muchas cuestiones sin resolver que son fundamentales para que la competición vea la luz. El campeonato está programado para durar 30 días, finalizando entre el 20 y 21 de mayo.

[Así es el XI ideal de la Eurocopa Femenina 2022: Aitana Bonmatí, entre las mejores del torneo]

Sin embargo, aún quedan por esclarecer elementos importantes como la creación del calendario, el nivel de arbitraje, la cuota permitida para jugadores extranjeros e incluso quién será el propietario de los derechos de televisión para poder retransmitir los partidos. Un caos absoluto que también vuelve a dejar en el aire el enésimo enfrentamiento entre luis rubiales Y javier tebas. Dos personajes de nuestro fútbol que aparecen casi cada vez que hay conflictos de intereses y luchas de poder.

Luis Rubiales y Javier Tebas durante una actuación en 2019

Luis Rubiales y Javier Tebas durante una actuación en 2019

La Liga

Guerra LPFF – RFEF

El fútbol femenino en España se encuentra actualmente marcado por una gran guerra que ha paralizado las celebraciones de la primera edición del campeonato como profesional. Que Consejo Superior de Deportes apoyó e impulsó esta medida, que se hizo realidad en 2020. Desde entonces, sin embargo, han aparecido muchos obstáculos en el camino.

El primero de los cambios fundamentales fue que, al dejar de ser un evento amateur, dejó de estar bajo el control de la Real Federación Española de Fútbol. Es decir, por Luis Rubiales. Sin embargo, también generó una especie de vacío de poder y mala gestión, ya que se tuvo que firmar un acuerdo para regular los temas que ahora generan enfrentamientos. Estos van desde calendarios hasta control de subidas y bajadas.

See also  Cuatro grandes, cuatro startups y cuatro retos a resolver con ciencia de datos e inteligencia artificial

Si no hay acuerdo, el Consejo Superior de Deportes tendría que velar por la paz y el orden. El debate entre clubes resultó en un año de retrasos y desacuerdos en la redacción de los nuevos estatutos. y luego el Liga de Fútbol Profesional Femeninala institución que actuaría como patrono para la organización del nuevo concurso.

A la cabeza de esta nueva organización se encuentra Beatriz Álvarezun ex jugador profesional que fue al banquillo y luego a la política para ayudar a DDirector General de Deportes de Asturias. A partir de ahí decidió dar el salto a la presidencia de esta nueva patronal que quería hacerse cargo de la primera y segunda división del fútbol femenino. Sin embargo, su llegada no estuvo exenta de polémica.

Su candidatura fue la única que recibió el apoyo necesario de los 16 equipos de Primera División para sacar adelante su programa. El problema es que este LPFF que quiere tomar el control de la competencia en realidad nace del legado de Asociación de Clubes de Fútbol Femenino. Esta organización siempre ha sido objeto de escrutinio por sus buenas relaciones La Liga y sobre todo con su presidente Javier Tebas.

[La apoteosis del fútbol femenino: la Eurocopa hace vibrar a Inglaterra y bate un récord histórico]

Sobre todo, este hecho era el que mayor recelo había despertado, ya que suponía traer al fútbol femenino la guerra permanente que siempre han tenido Tebas y Luis Rubiales. El conflicto de intereses entre las dos grandes protagonistas del fútbol español amenaza con opacar también al fútbol femenino.

Beatriz Álvarez, presidenta de la Liga Femenina de Fútbol

Beatriz Álvarez, presidenta de la Liga Femenina de Fútbol

David Vicente

un confinamiento general

Este difícil entorno de gobierno que rige actualmente en el fútbol femenino hace que la LPFF y la RFEF deban hacer acuerdos constantemente para poder salir adelante. Y si no llegan a un punto común, el Consejo Superior de Deportes, como elemento crucial, debe encontrar una solución. De momento, por ejemplo, esta situación ya ha llevado a dos sorteos de calendario paralizados.

See also  Beca CONADE: ¿Cuánto te pagan por el deporte? Requisitos y aplicación

Este resultado se produjo precisamente porque la RFEF y la LPFF no lograron ponerse de acuerdo sobre quién tendría que realizar el sorteo del calendario. Primero fue la nueva patronal que se reunió el 26 de julio en la sede del CSD. Sin embargo, cuando Luis Rubiales se enteró, decidió contactar a Beatriz Álvarez para detener este proceso. Y si eso no fuera suficiente, llamó a su propio calendario en el sorteo para un día después. Ciudad de fútbol de Las Rozas. Ante este caos, el Consejo Superior de Deportes tuvo que paralizar ambos sorteos.

Ahora la Autoridad Deportiva Estatal debe tomar una decisión sobre lo sucedido. Sin embargo, esto debe hacerse lo antes posible, ya que en teoría queda poco más de un mes para el inicio de la temporada y se deben abordar otras cuestiones como la comercialización de los derechos televisivos de la competición. Y que para una competición encaminada a ser uno de los mejores Europarepresenta un retraso importante.

[Sandie Toletti, el fichaje estrella del Real Madrid Femenino que brilló en la Eurocopa 2022]

Sin embargo, el problema del calendario no es el único que actualmente está abierto en torno a la primera edición profesional de la Bundesliga de fútbol femenino. Otro tema importante es determinar la cuota de jugadores extracomunitarios por equipo. Mientras que la RFEF asegura que debe haber un máximo de dos por equipo para intentar promocionar las canteras nacionales y las categorías inferiores de la selecciónla LPFF pide que el número sea 12 y se reduzca progresivamente.

Creen que con poco más de un año antes del comienzo de la temporada, pueden obligar a todos los equipos a reorganizar todas sus listas rápidamente. Como era una competencia amateur, antes no había restricción. Una situación un tanto contradictoria porque cuando dependía de la RFEF no había límite y ahora el plantel de Luis Rubiales defiende que el límite se fije en dos.

See also  Historia, ciencia y tecnología al día ¿Qué es la crisis de valores?

Muchos equipos de Primera División tienen hasta una decena de jugadores y afirman que mantener un alto cupo de jugadores extracomunitarios es necesario para mantener el nivel de la plantilla. También creen que cuando hay una liga atractiva y competitiva es una buena forma de aumentar el número de licencias en el fútbol femenino. Mucho que, por otra parte, va creciendo año tras año.

El calendario y el encierro de las mujeres fuera de la comunidad no son los únicos temas que hay que resolver. Por ejemplo, las costas del arbitraje o las normas sobre ascensos y descensos. Para el primero, también hay una diferencia esencial entre los criterios de la RFEF y los de la LPFF. Mientras que la federación fija la cantidad en 21.000 € por partido, los herederos de Beatriz Álvarez creen que es una cifra demasiado elevada teniendo en cuenta que el año pasado pagaron 2.000 € por partido. No obstante, la junta arbitral depende directamente de la RFEF. Por lo tanto, la liga profesional de fútbol femenino está a punto de un milagro para su desbloqueo universal.

Leave a Comment